Ayuntamiento: 922129030 ayuntamiento@buenavistadelnorte.es
El proyecto de voluntariado ambiental para el control de rabo de gato en el municipio de Buenavista del Norte cumple diez años.

El rabo de gato se encuentra bajo control en Buenavista del Norte, gracias a las 3.000 personas que han participado en las continuas acciones de voluntariado que, organizadas por el Ayuntamiento, velan por la protección de los ecosistemas del municipio, prestando mayor preocupación a la fragilidad del Parque Rural de Teno

El programa de voluntariado que se ha encargado de mantener controlado el rabo de gato en el municipio, cumplió este año una década de trabajo ininterrumpido. La propuesta, iniciada en octubre de 2011, y organizada por el Ayuntamiento de Buenavista del Norte con la colaboración de la Asociación Abeque y el Parque Rural de Teno, ha conseguido reducir la afección de esta especie exótica invasora en gran parte del territorio del municipio.

Esteban Lorenzo, concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Buenavista del Norte, se siente orgulloso de este programa ya que “estos diez años han supuesto un antes y un después para el control de rabo de gato en Buenavista. Y no solo eso, también han sido estratégicos como proceso de aprendizaje sobre nuestro medio natural, las afecciones que lo aquejan y las soluciones que, como sociedad, podemos aportar para mejorarlo día a día. Vivimos sobre una joya de la naturaleza que tenemos que mimar y aprender a cuidar y para eso es fundamental minimizar las amenazas que la acechan”. Además, Lorenzo agradece la implicación de organizaciones y voluntarios, “desde el ayuntamiento de Buenavista del Norte estamos muy agradecidos por la aportaciones y el papel fundamental que la Asociación Abeque ha tenido en la gestión del medio ambiente del municipio. Es nuestra intención seguir apoyando esta campaña y fortalecer medidas y acciones encaminadas a la conservación del medio natural, recurso básico para el futuro y nuestra supervivencia en el planeta”, concluye.

Esta propuesta se inició ante la preocupación de un colectivo de vecinos y vecinas por la incidencia que esta especie invasora y extremadamente peligrosa estaba teniendo, sobre todo en ecosistemas vulnerables del Parque Rural de Teno, en los que el rabo de gato estaba desplazando a la flora nativa y transformando peligrosamente su estado natural.

El rabo de gato es una gramínea originaria del noreste de África que fue introducida en Canarias con fines ornamentales en los años cuarenta. Su gran poder invasor radica en diferentes características. Cada planta puede llegar a producir 10.000 semillas capaces de permanecer en el suelo hasta seis años antes de germinar. Además, su germinación es continua a lo largo de todo el año y sus semillas se dispersan por el viento, el agua, en el pelaje de animales, las ruedas de vehículos, la ropa o el calzado. Crecen rápidamente y a los tres meses de la germinación pueden producir flores. Son resistentes soportando los cortes, el pisoteo y el fuego, llegando a vivir incluso hasta 20 años.

Durante todo este tiempo, se han convocado una o dos acciones cada mes, estableciendo zonas de actuación en las que el voluntariado realiza revisiones cada cuatro meses. En estos espacios, al tiempo que se avanza en la eliminación de planta madura, también se repasa las zonas ya trabajadas para eliminar las nuevas plántulas que rebrotan. De esta manera se consigue reducir de forma exitosa el índice de eclosión de la especie.

La metodología para la gestión de la planta es la que se establece en las directrices técnicas para el manejo, control y eliminación recogidas en la orden de 13 de junio de 2014, donde se recogen los diferentes pasos que hay que seguir escrupulosamente para la eliminación de esta exótica invasora. Se comienza con el corte de las flores y se procede a guardar en bolsas, se continúa con el arrancado de la planta y el desenterramiento de sus raíces, intentado, en la medida de lo posible, que no queden rizomas en la tierra. Posteriormente se procede a la eliminación del banco de semillas que se introducen también y se finaliza con el traslado de los residuos a plantas de tratamiento autorizadas para su destrucción.

 

Cada una de las organizaciones que hacen posible este proyecto cumplen unas funciones específicas. Por su parte, el Ayuntamiento de Buenavista, como institución organizadora, se hace cargo de gestionar permisos, pago de seguros, tramitación y pago del transporte, gestión del registro de voluntariado, etc. Por otro lado, el Parque Rural de Teno, coordina las zonas de actuación y controla la evolución de los resultados de la campaña, aportando además materiales de trabajo. Por último, la Asociación Abeque, agente fundamental e imprescindible del proyecto, se encarga de hacer las convocatorias, canalizar el voluntariado, supervisar las diferentes actividades y fomentar la concienciación ambiental.

 

Alrededor de tres mil personas han participado de las acciones de voluntariado. Muchas de ellas pertenecientes a diferentes colectivos como clubes de senderismo, asociaciones de montañeros o de escaladores, grupos de boys scouts y la colaboración fundamental de los colectivos de salto del pastor canario, gracias a los cuales se ha podido acceder a puntos de difícil acceso a los que es imposible llegar caminando. También es destacable la participación de personas a nivel individual.

 

Además de los resultados obtenidos sobre la población de rabo de gato, un aspecto positivo de este proyecto es la consolidación de la Asociación Abeque, un agente clave en la isla para la conservación y concienciación sobre nuestro medio natural. Este colectivo ha sido imprescindible a la hora de poner como problema prioritario y a resolver, la afección que las especies exóticas invasoras tienen sobre los ecosistemas canarios, las especies amenazadas y, en definitiva, a millones de años de evolución. Además, son un sistema de alerta social para visibilizar las aberraciones que se hacen contra el medio natural canario.

Foto Rabo de Gato 1

En palabras del concejal Esteban Lorenzo, “estos diez años han supuesto un antes y un después para el control de rabo de gato en Buenavista. Y no solo eso, también han sido estratégicos como proceso de aprendizaje sobre nuestro medio natural, las afecciones que lo aquejan y las soluciones que, como sociedad, podemos aportar para mejorarlo día a día. Vivimos sobre una joya de la naturaleza que tenemos que mimar y aprender a cuidar y para eso es fundamental minimizar las amenazas que la acechan”

Foto Rabo de Gato 2
Tamaño de Fuente